Mi primera vez...

La primera vez que fuí a una psicóloga fue por que no podía más, mis inseguridades, mi miedo al que dirán, la sensación de estar bloqueda, el compararme con otras personas y sentir que mi vida era monótona...

Era una sensación de mal estar que me hacía vivir frustrada, muy frustrada.

Pensaba que sólo las loquitas van a la consulta... Pero un día, harta de mi vida de caca, cogí fuerza, pedí ayuda y descubrí que levantar el teléfono era un acto de amor propio impresionante.

Me di cuenta que si quería ser la mujer que soñaba, tenía que romper mis bloqueos, ver hacia dentro y decir con orgullo sano, que estaba invirtiendo en mi misma.

Ese momento transformó mi vida y a partir de ahí, decidí que sería una mujer que ayudaría a otras mujeres .

Así que entiendo perfectamente tus miedos, entiendo lo que cuesta llamar, preguntar precio, elegir el día...

Comprobarás que  la transformación que se vive al empezar a sacarte losas de encima es impresionante.

Caminaremos  juntas un tiempo....  y luego seguirás sola sintiéndote poderosa. 

 

 

Cerrar menú